martes, 24 de enero de 2012

"Te diría, que sería"

Te diría una promesa para que quedara en el aire eternamente esa fragancia de la palabra que te da alas al pronunciarla.

Te diría lo que siento día a día durante el resto de mi vida, sin ir más allá de lo que dice ni acercarme más de lo necesario a lo que significa.

Te diría tantas cosas que pienso, te traduciría tantas lágrimas de aquellos sufrimientos. Hablaría lo que guardé en silencio, gritaría lo que susurré y callaría todo aquello que grité.

Haría tantas cosas si al pasado pudiera volver, multiplicaría los minutos en los besos que te daba en el ayer, camelaría tu belleza entre versos de papel y cantinelas que salpicaban de tus abrazos.

Te rogaría que aquello nunca sucediera, te diría que mi corazón iba a sufrir lo suficiente hasta que un día cambiaría quizás por siempre. Sabría donde está mi límite, trazaría esa barrera para que no se sobrepasara y el idilio sea intenso al atardecer y hermoso cuando amanezca.

Pero allí ya hubo historia, y aquí una historia se está escribiendo con pluma de marfil, con sonidos de agua, con palabras de aire.

Quizás un día explote en mi sentir lo que un día juré que era fuego y nunca se apagaría, o quizás un día, cambie el rumbo de esta nave tan soñada porque el corazón, ya sufrió lo suficiente en esta travesía mar adentro que se queda sin rumbo a la deriva.

Te diría, que sería...

Por, Juan Pablo Pozo


1 comentario:

  1. Sencillamente sensacional. Que mano tienes Juan Pablo.

    ResponderEliminar